Bogotá, 27 marzo 2023_RAM_Un último incremento entre 0,5% y 1% a las tasas de interés, haría la junta directiva del Banco de la República en su reunión del próximo jueves. Esta es la cifra que están contemplando los mercados financieros. 

De acuerdo con los investigadores del Banco Itaú, dada la desaceleración de la actividad, el enfriamiento del mercado laboral y los aún elevados déficits gemelos, es probable que el Banco Central de Colombia suba la tasa por última vez a fines de este mes. Esperamos un incremento de 50 puntos básicos a 13,25%. 

Sin embargo, hay otros analistas que no descartan que el Emisor vaya más de largo en esa decisión y aumento 1% los tipos de interés para dejar el top en 13,75%. 

De acuerdo con los investigadores del Banco Itaú, en un contexto de expectativas de nuevos incrementos de la tasa en EE.UU. y de debilidad de los fundamentales locales, “esperamos que la tasa se mantenga estable durante la mayor parte de 2023, antes de bajar a 11,5% a fin de año (+50 puntos respecto a nuestro escenario anterior)”. 

Consideran que “es probable que la incertidumbre siga siendo elevada debido a la ambiciosa agenda del gobierno de reformas estructurales. La última propuesta de revisión del sistema de salud, un esperado plan de reforma pensional destinado a reforzar el sistema público de pensiones y los esfuerzos de la reforma laboral se combinarán probablemente, manteniendo elevada la incertidumbre política y, en consecuencia, inhibiendo el crecimiento”. 

La semana pasada, el gerente de Banco de la República, Leonardo Villar, declaró que la junta está cerca de poner fin al ciclo contractivo. En las presentaciones realizadas desde la última reunión de la junta, varios miembros destacaron que el rápido crecimiento de la economía en los últimos años provocó un importante desequilibrio económico, que se refleja en una elevada y creciente inflación y en un amplio déficit de cuenta corriente. 

Tras desacelerar el ritmo de subida de la tasa a 75 puntos en la reunión de enero, que ubicó la tasa de política en 12,75%, Villar declaró que la junta está ahora más cerca de poner fin al ciclo. La encuesta de analistas del Banco Central mostró unas expectativas de inflación a corto plazo más elevadas, lo que lleva a una tasa de política terminal más alta. Las expectativas de inflación para fines de 2023 aumentaron 0,24% en la última encuesta, a 8,83% (Itaú: 9,0%). 

En cuanto a la política monetaria, los analistas prevén ahora dos incrementos más, uno en marzo y otro en abril. 

Pero asimismo, se estiman recortes de la tasa a partir de fines del segundo trimestre de este año, hasta situarla en 11% a fines de 2023 (+1% con respecto a la encuesta anterior), que de todos modos es una tasa elevada por un período prolongado. 

Señalan que sin duda las elevadas tasas de interés, el menor crecimiento mundial y la incertidumbre política apuntan a una desaceleración de la actividad este año. Sin embargo, la probabilidad de una inflación más persistente que conduzca a un período prolongado de política monetaria contractiva también puede generar un crecimiento más débil en 2024. 

El debilitamiento de la demanda interna y los aún elevados precios del petróleo, conducirán probablemente a una reducción del déficit de cuenta corriente en 2023. “Esperamos un déficit de cuenta corriente de 4,4% en 2023 (por debajo del 4,7% de nuestro escenario anterior, en parte debido a un déficit de cuenta corriente inferior al esperado en 2022). Nuestra previsión para el tipo de cambio a fines de 2023 se mantiene en $4.900/dólar”, sostienen los investigadores. 

Los analistas creen que “el ciclo de subidas de tasa se acerca a su fin. Esperamos un aumento en la próxima reunión de la Junta, en un contexto de inflación aún al alza y de expectativas de inflación desancladas. Los riesgos apuntan a una prolongación del ciclo. La persistencia de una inflación elevada y tasas mundiales más altas impedirían un recorte temprano de la tasa. Ahora prevemos que la tasa termine este año en 11,5%”. 

 

Visitas: 0